Todas Putas

FullSizeRender.jpg

No voy a intentar averiguar si el bueno del autor de Todas Putas  (Hernán Migoya, 2003)intentaba dar una lección magistral sobre lo que no debería ser, caricaturizando lo que está siendo. Pero vamos que lo de la psicología inversa no sirve para todos. Yo lo leí hace una década, y no sé si lo entendí bien pero creo recordar que eché de menos más fotos de hombres en las páginas pares. Igual le vuelvo a dar una vuelta incluso.

El caso es que no soy yo muy dada a celebraciones, menos si El Corte Inglés no me avisa de antemano de que tengo que pasar por alguno de sus centros a comprar regalos temáticos. Pero vamos que el 8 de marzo se merece una mención especial. Que vivan las mujeres! Aunque bueno, dicen los que saben que lo ideal es que no haya días especiales de celebración de colectivos, porque eso significaría que ya no son minoría (social, no numérica en este caso cuanto menos).

Yo he descubierto hace poco que me encanta estar con féminas. A ver, como para no gustarme: la pequeña de cuatro niñas, con madre mujer, abuela también hembra, y así hasta las cavernas. El caso es que hacer terapia y meditación con y para mujeres (Alexia B. eres una diez) ordena mucho las cosas: y si en realidad nos hemos ido agarrando de los pelos porque a los hombres les gustaba la escena?

Me gustan las mujeres, aprendo mucho de ellas. Sobre todo de las que son mejores que yo, que me motiva querer imitarlas. La pena es que de altura ya me quedo con la que tengo. Bueno altura. Estatura igual sería más correcto.

Y qué decir de mi escolarización llevada a cabo por una manada de monjas. Pues ante todo que muchas gracias hermana Carmen, sor Clotilde y Montserrat Alemany. Sin vosotras mi libido no sería la que es. Si no fuera por ellas, las hermanas Carmelitas Teresas de San José (ríete tú del Froilán) intuyo que no me gustarían tanto los hombres. Joder es que eran pecado, y quieras que no, todas llevamos una Eva dentro que quiere morder manzana.

Pues retomando, en busca de una igualdad ideal (con demasiados matices para que yo me meta en ese fregao sin la presencia de mi abogado), va y en Valencia (que tienen de todo oigan) han plantado en sus calles semáforos paritarios. Me parece ya mucho lo más. Coño es que yo nunca llevo falda! Qué comunidad autónoma madre mía. Vamos que entre las fechorías de Calatrava y los luminosos, los chistes de Lepe van a parecer documentales de la 2. Al tiempo.

La movida es que a mí no me gusta nada generalizar y salir con que todas las mujeres somos o que todos los machos se creen, pero entonces veo a Alejandro Sanz currándose su Goya del año que viene en un concierto y pienso que sí, que tenemos aún mucho trabajo por hacer. Aunque bueno, estemos contentos, que algo hemos avanzado. Sino cómo se explica que cada día más hombres solteros tengan gato. O que más mujeres veamos porno. Bueno yo soy más de leer la novela y tal, pero nunca me pierdo un buen tráiler.

A todo esto aclaro: crecer con tanta mujer (cuatro hermanas sí) me ha dado un punto de camionero que ya lo querría Jesús Vázquez para él. Bueno, por ser la enana (literal) y porque mi padre quería un niño, aunque siga diciendo que no. Llamadme suspicaz, pero pasarme la infancia en chándal, con el pelo corto y meando de pie da que pensar.

Y encima me apuntaron a básquet. Ni siquiera hacía falta que los mocosos de mi edad me llamaran cuatro ojos. Era más ofensivo verme jugar los sábados. Pero bueno, a los padres se les quiere y se les perdona todo. Ya casi no le guardo rencor.

Habéis escuchado la movida esa de que cuando muchas mujeres pasan tiempo juntas se sintonizan las reglas? Pues doy fe. Y mi padre. Vamos que hasta mi abuela octogenaria volvió a sangrar al instalarse en casa hace unos años. No me digáis que no hay algo de brujería ahí. Y luego nos extraña que haya hombres que desconfíen de nosotras. Que digo yo que el equivalente masculino debería ser que se contagiaran la calvicie. Pasa que para ellos hay Svenson.

Pues sin ánimo de moralizar acabo: que celebremos el día, que las mujeres molamos, pero que los hombres también, la verdad. Y que ni todos los taxistas timan ni todas las peluqueras son de cortar melenas. Así que poco a poco y buena letra, pero sobre todo a la par. Y que viva Massiel porque su LA LA LA era un grito a la igualdad. Me juego mi futuro cáncer de próstata.

sisters

Y me despido con una foto de tres de mis mujeres preferidas.

Vestida de rosa sí, porque aunque mi padre quería un niño, mi madre era muy de aprovechar la ropa. Y eso en mi caso es no haber estrenado vestuario hasta hace poco.

 

 

Anuncios

4 comments

  1. EL ANTONIO · marzo 8, 2016

    Anita,
    te queremos¡¡¡
    No te mueras nunca y si lo haces déjame la moto¡¡

    Besis¡¡¡

    PD: Que guapa mi Cris, siempre ha tenido estilazo¡¡¡¡

    Le gusta a 2 personas

  2. Josefa · marzo 8, 2016

    Jajajaja!!! Que bueno… Me ha encantado, un besazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s