Y voló, y me hizo volar, y volé de él

parapente

Pues sí.
Volé. Sin drogas, ni vino, ni nada.

Que se ve que con una tela de pocos gramos y unas cuantas de cuerdas, que te puedes tirar al vacío.

La verdad no sé qué desayuné aquel día, pero me da miedo que ni siquiera me temblaran las piernas cuando mi red bull particular, dijo “CORRE FORREST, CORRE!”.

Pero que sí, que lo recomiendo.

Igual que recomiendo mucho no escuchar Ismael Serrano bajo ningún concepto si uno tiene el día torcido. Torcido del palo, si fuera un espacio urbano sería un callejón sin salida, por ejemplo.
Así de jodido digo.
El bueno de Ismael es un amor, pero digamos que nunca desbancará a Paquito el Chocolatero en un fin de fiesta de pueblo. Que ni tan mal, porque Ismael te quita tanto las ganas de todo, que no te quedan ni para autolesionarte.
Depresiones al margen, ya es viernes.
Los viernes en realidad molan de por sí, porque todo el mundo intuye que esconden algo interesante.

Es como cuando compras un jersey de marca muy caro y crees que solo por eso ya tiene que quedarte bien. Y todos hemos visto cómo viste Sergio Ramos. Y no.

Pues eso, el fin de semana ya está aquí. A mí la verdad me da un poco igual, porque de lunes a jueves vivo en un sábado que no acaba nunca. Y luego ya descanso.

Menos el domingo por la tarde.

El domingo por la tarde es un falso lunes. En realidad el lunes empieza el domingo con la primera de las películas basadas en hechos reales de antena3.
Pero no se altere nadie, que contra los prontos lunes, Netflix.
Que vale, que no voy a decir nada de Stranger Things, porque si alguien más dice que mola (y la verdad es que súper mola) voy a empezar a odiarla (que no).
Lo más molón de la serie es que a alguna mente privilegiada se le haya ocurrido hacer una chuminada con la movida de las luces, y se puedan enviar mensajes encriptados a lo decoración navideña.
Gracias amigo X por llamarme “Lerda” con tanto estilo. Yo también te amo.
Cambiando de tercio, aunque yo sea más de quintos, me pongo seria.
Voy a hacer una mención especial al tipo que con sus buenas palabras y su cariño, y sus golpes en la mesa y sus enfados, me hace pensar en querer ser mejor persona.
O persona.
O me hace pensar, que ya es mucho.
fran
Srta. Martín, gracias, sin su colaboración no hubiera sido posible.
@psicologiadvida Fran para los de cerca, que eso, que GRACIAS.
Y que llevas muy bien los 34 años y 1 día.
Suena a condena pero la pena no se empieza a cumplir hasta los 40, no sufras.
Que la movida esta de currar no mola, pero cuando tienes la suerte de hacerlo con gente como tú, mis ladies del equipo, y algún/una que otra personalidad más, pues oigan que a veces creo que debería salirme a pagar.
En fin gentuza, que hasta aquí. Ni más más, ni más menos, que diría la Esteban.
Por cierto, siempre pienso que si fuera cocainómana y viera cómo se ha quedado la Esteban, no querría quitarme de las drogas.
Lo siento.
A disfrutarla humanos.
Y no olvide nadie lo de Quien bien te quiere te hará gemir.
#AMEN

 

Anuncios