no estaba muerto, estaba de parranda

lhdp1

de parranda, tampoco, viendo Los Hombres de Paco más bien.

estaba entre Twin Peaks o ésta, y claro, visualizar a Sergio Ramos y Rafa Nadal en el anuncio ese tan estupendo, me ha hecho decantar fácil por los maderos más eficientes que conozco.

pues es sábado. no tengo plan. y no merodeo por aquí desde marzo.

así que a teclear toca.

volviendo a Los Hombres de Paco, creo que la he escogido por mi última experiencia con la policía. con los Mossos d’Esquadra concretamente.

y son tres las veces que el jueves intenté denunciar que alguien posteó un anuncio jocoso con mi mail en una página de contactos.

supongo que es de contactos claro, porque si fuera de venta on-line, no ofrecía mi supuesta yo demasiada mercancía.

pues tres son las veces que los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad me dijeron con una media sonrisa, entre la sorna y el babeo (digamos que leyeron el anuncio concienzudamente y pongamos que imaginaron inevitablemente), que denunciar algo tan nimio (me sabe mal que conste que dijo chorrada en realidad) suponía una pérdida de tiempo. para todos.

dijo para todos.

no sólo para él.

dijo para todos.

incluyendo al juez de instrucción, al compañero que tendría que picar la minuta, e incluso a mí, que tendría que esperarme hasta que me atendieran y luego relatar los hechos.

hechos que en minuto veinte segundos puedo explicar cuatro veces.

que se ve que cuando vas a denunciar, si no sabes quién ha sido el autor del ilícito, que no sirve de nada.

o sea, que eso de las películas de que la policía investiga, pues que en Los Hombres de Paco que sí, que se hace en serio, porqué es ficción, pero que en realidad que no, que no se hace.

que me dijo el tercero de los agentes, a quien podría llamar el aventajado si habláramos de una competición de cretinos, que denunciar así como por saber quién ha hecho algo que no, que no se lleva.

y que bueno “tampoco ha muerto nadie por un mensaje así“.

ciertamente no, no creo que palme nadie por que un desalmado ponga en internet que a la que suscribe le gustaría un encuentro íntimo en un coche.

pero oye, si lo miramos bien, al final la muerte es un alivio, lo doloroso es el camino hasta el deceso, no?

total, que me he propuesto ir a lo Equipo de Investigación, Gloria Serra style, de comisaría en comisaría, a ver en cuál tengo el honor de que alguien comprometido con su trabajo opine que sí, que hay que dar a conocer este tipo de memeces.

No sé, pero cuando fui a denunciar el robo de mi último casco, no recuerdo que el agente me dijera que no iba a servir para nada. tal vez apuntara que probablemente no iba a recuperar el casco, pero que sí, que tenía que poner en su conocimiento el hecho.

le voy a dar una vuelta. 

y nada, cambiando de tema, o no.

hoy he echado mucho de menos a alguien.

aunque bueno, en general no me gusta decir que echo de menos a alguien. porque echar suena a tirar hacia afuera. y bueno a mí lo que me gustaría sería poder tirarle hacia dentro.

hoy ha sido uno de esos días en los que hubiera agradecido mucho escuchar alguno de sus chistes sobre la vida. o bueno, sobre todo, sobre la muerte.

que hubiera dicho algo sobre lo increíble que es que siempre hagan las tacitas de café con el asa a la derecha (Eme 2, tú sabes), que no haya palillos para zurdos, o cualquier otra de sus millones de historias de vida, o que daban vida. que nunca sé si es antes el huevo o la gallina.

y oye, que a veces lo pienso y creo que lo de hacer la risa, igual se me despertó escuchándole contar todo con gracia. aunque no la tuviera ni de lejos.

eso.

uncle.jpg

y bueno ya otra cosa, cambiando de tercio, soy yo o en general en verano hay más mozas guapas que mozos?

el verano es esa época en la que me planteo empezar la operación primavera en diciembre. el problema es que diciembre es ese momento del año en el que creo que la primavera está tan lejos que una navidad sin turrón no es navidad ni es nada.

total que me ha vuelto a pillar el toro. otro año que se me va a ver con esta estatura que gasto.

y es que yo solo hago dieta porque alguien me dijo una vez que si estás muy delgada pareces más alta. pero que de momento no.

y nada, con esto y un bizcocho, si hay algún poli en la sala que me contacte.

por aquí o por los cauces habituales. que el falso perfil ya no está disponible.

*lo mejor de Los Hombres de Paco es el mensaje final del primer episodio, en el que se explicita que es todo ficción, que no está basado en hechos reales, y que a los policías de verdad, pues que hay que agradecerles la ardua labor que desarrollan. 

que bueno, yo añadiría a lo #RistoMejide:

… O NO

homesweethome

buonanotte
Anuncios

Feliz día del padre (ayer si eso)

17431018_10155139198473236_1728909846_o

Al final este blog parece para postear en días señalados y fiestas de guardar.

Todo muy Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión. 

Que me gusta a mí una celebración oye.

Pues eso: que feliz día (ayer) del padre a todos (los padres).

La foto de arriba es de un padre feliz, hace varios/muchos años, con su esposa feliz y sus hijas felices. no vamos a hablar de los peinados ni de la ropa (llevaba mi chándal preferido eso sí lo digo!). Y bueno ya puesta, añado que le tengo un cariño especial a la instantánea (no sé porque la llamo así, con el ratazo y los clics que nos costó quedar aceptables), porque la hizo un padre, y un José, al que ya no tenemos entre nosotros pero al que yo llevo siempre conmigo.

Siguiendo con lo mismo pero cambiando de tema, el miércoles me hacen (no me gusta decir que me practican, porque suena a que no lo han hecho muchas veces) una histeroscopia.

Que bueno, como dice una sabia amiga mía (thanks Monique!) no suena tan mal, porque parece que es una intervención estilo Freud, con la que seguramente tendré mejor humor. (histérica yooo???????)

Así en básico aclaro: se ve que el útero tiene que ser tipo loft neoyorquino, y yo lo tengo estilo un dos habitaciones del Eixample. Vamos que la ginecóloga se va a marcar un derribo del muro de Berlín en mi negocio. Y bueno, siendo autónoma me da un poco de yu-yu, la verdad.

Pero bueno que no pasa nada. Todo controlado. sobre todo porque ni siquiera entiendo de dónde me sale esa pared.

En realidad lo que más me fastidia es que no puedo llevar las uñas pintadas para que me operen. Madre mía. Bueno y que tengo que quitarme todos los pendientes que llevo en el cuerpo, que no son pocos.

En serio ha avanzado la ciencia tan a lo bestia y yo no puedo maquillarme para que alguien juegue con mi body en la camilla de un quirófano? Pues vaya plan.

Lo que sí haré es depilarme, por si acaso.

Y bueno, que soy una tope dramática y que si el martes recibís algún WhatsApp mío rollo despedida y eso, pues que no me lo tengáis en cuenta. Bueno solo si finalmente es eso, un mensaje de good bye my lover. Es que me da rollo la anestesia, porque en general soy yo la que controla cuánto de dormida quiero estar y me tomo lo que proceda para ello, y claro que se ve que ahí no sirve.

Sigo con que me quito la pared uterina en vistas de concebir (cuando sea, como sea, con/sin quien sea). Que me gustaría tener una miniEme a la que maltraer. Al final lo del reloj biológico va de que va en serio. Bueno solo a veces. Que respeto mucho a todas las mujeres que han decidido no procrear.

Pero de respetarlas en serio. No como esa gente que cuando se entera que no ves las películas en versión original deja de hablarte. Que eso pasa, y lo sabemos. Y lo siento, las veo dobladas más veces de lo que parece por mis gafas de pasta. Espero que Dios sepa perdonarme.

Pues eso, que sí, que a veces el Casio que tenemos las mujeres, que se pone a darle al tic-tac. Y oye, que de pronto eres vieja para todo. Bueno solo para eso, pero ya te parece que para todo. Y claro, entonces pasa lo que pasa: entras en Zara Online y te marcas una  Confirmación de Pedido.

Estoy a una compra de que Amancio Ortega me haga accionista del grupo. Al tiempo.

Ya para despedir el domingo, añado: lo de Gran Hermano Vip, por qué?

No en serio, vale que los concursantes estaban entre entrar en la casa o ir a aparcar coches a un descampado, y bueno es perdonable, pero, puede acabar ya?

Me pasa con GHVip como con los libros de Lucía Etxebarria, que tengo que leerlos aunque sé a priori que no soporto como escribe.

Sí, reconozco que me gustaría no verlo más. Que ya, que sí, que puedo cambiar el canal, pero no, en realidad no puedo. Cómo voy a poner Cuarto Milenio sabiendo que están peleándose o magreándose (a partes iguales) en Guadalix de la Sierra?

Lo siento pero no sé mirar hacia otro lado cuando veo a gente con necesidades especiales.

En realidad he llegado a la conclusión que las campañas de 12 meses 12 causas de tele5, son para enmendar lo de Gran Hermano en general, y lo del Vip en particular.

Os dejo una ecografía que no entiendo de mi muro de las lamentaciones. Que es lo más de premadre que puedo aportarle al mundo.

histeroscopia

Feliz Semana.

 

Navidad, Navidad, cuanta Navidad (tono villancico)

moto

Pues este es todo el atrezo navideño que puedo aportar al mundo: un globo de lunares (sí Anita de tu fiesta sorpresa. Llámame Winona pero no puedo irme en paz de un sitio si no me llevo algo).

Y en realidad tengo en casa, en el zoco que tengo montado en mi salón para los que habéis estado, una caja llena de adornos navideños, árbol de plástico desmontable incluído.

Pero que no, que prefiero tener un muestrario de objetos kitsch de menos de 50 euros (saldré de esta Mirror) a un cacho de caucho (que rimbomante suena) tintado de verde haciendo las veces de abeto feliz por la navidad.

Pues nada, con las Xmas, que llegan sus cosas, sus cenas de empresa, sus comidas familiares, sus amigos invisibles.

Pasopalabra.

Soy yo o hay muchos hombres de empresas de hombres que viven la cena de navidad del curro como la despedida de soltero que les hubiera gustado tener?

Y es que yo este año he llegado a la conclusión que las cenas de navidad a las que te invitan son bodas que te ahorras. Así que no falto a ninguna.

A ver que también es normal, porque ya seas de creerte lo del neonato concebido por ciencia infusa, seas de no celebrar ni el día de la sonrisa en twitter, lo de ir a las cenas de navidad es algo que hacemos por fe ciega.

Como cuando reenvías por whatsapp esos mensajes en cadena, porque aunque no te acabas de creer lo que postula, te da miedo que finalmente sí puedas quedarte calvo del lado derecho de la cabeza si no jodes a 15 contactos con el mismo rollo.

También diré que no falto a eventos navideños porque no me gusta sentir que me estoy perdiendo una reunión en la que se despelleja al ausente.

Vamos, que si puedo no me levanto ni al baño durante la comilona, no sea que alguien aproveche mi incontinencia para hablar de la adicción que tengo a Zaraonline, y lo poco que me cunde.

Lo que no entiendo mucho es qué celebra cuando se celebra la Navidad.

En serio que me sé toda la movida, años de escuela de monjas me avalan, pero sigo con mis dudillas. Por suerte ayer hablando con mi pareja favorita (pareja la que forman ellos, que son un par de dos impresionantes), llegamos a la conclusión que se celebra celebrar.

Fin.

Y para festejar estar de fiesta, hay que estar alegre, feliz y contento. Lo que es totalmente incompatible con preparar manjares a regañadientes o que tenga que ser una sola persona, llámala la mujer puntal de la familia, por infame tradición del país, la que se encargue de todo mientras el resto mira. Que bueno, si es mientras miran ni tan mal.

El caso es que también llegamos a la conclusión que cuando hay ausencias importantes en las familias, es cuando se dejan de celebrar estos encuentros bajo el lema “es que somos muchos”. Y nos hizo mucha gracia acabar esa reflexión con un, pero si en realidad hay que poner un plato menos!!!!!

Yo aconsejo lo de poner mucha comida, que cuando se mastica se pierde audición (me debéis un quesito naranja de Trivial, de nada). Que haya mucha bebida chisposa, que  también ayuda, porque entonces se pierde capacidad de habla y ya la conversación es más llevadera.

Y aunque suene todo a crítica, que me está empezando a gustar esto de la navidad. Bueno a ver, a gustar o a no desagradar tanto. Des de lo del Black Friday, sí.

christmasredwine

lo dicho, a brindar que son dos copas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las sudaderas son para el domingo

image1* te lo juro por Snoopy style

De otoño, sobre todo.

Dicen ahora mismo en Cuarto Milenio: “lo que no se busca, no se encuentra“.

Así a bote pronto no suena extraño. El tema es que está hablando de un tipo al que le ha picado una garrapata. Que cada uno saque sus conclusiones.

Y sí, creo que Cuarto Milenio no es lo mismo desde que empieza a las 21.30h.

La mitad del power que tenía el programa era que lo dieran de madrugada.

Camen de Jiménez nunca conseguiría dar el miedo que da si saliera por la tele a las 12 de la mañana. O bueno, tal vez sí.

Ayer fui a ver a un monstruo, por lo de que si Mahoma no va a la montaña y esas cosas.

Sí, creo que es una película que se debería ver en general. Enseña mucho, o más bien todo. No recuerdo que las monjas me enseñaran de pequeña a hablar de sentimientos, de emociones, de miedos ni de odios. Sobre todo de odios.

Era pecado, supongo.

Sentar en última fila a los ceporros de clase,  o dar collejas a los parlanchines, no.

Sentir sí.

Y de sentir va el juego.

Que se ve, al loro, que si no pides lo que quieres, pues que no te lo dan. (versión mía del dogma Iker Jiménez de hoy).

Y hasta ahí la parte pedagógica del post.

Sigo con superficialidades: a Kim Kardashian le han hecho un José Luís Moreno. No me gusta que entren a robar en casa de nadie y tal, pero bueno que si me dan a elegir, pues eso, que ya que entran que tengan que llevarse, pobre gente.

Y sigo: lo de Brad y Angelina pues mira, que no lo siento y tal, pero vamos que tampoco me alegro, tengo las mismas posibilidades de tener un affaire con Mr. Pitt como de llegar al 1,70 de altura.

Y tengo una duda: alguien sabe si hay algún curso subvencionado sobre como gestionar la mala hostia que genera que alguien, en pleno uso de sus facultades mentales, entre en su WhatsApp (véase hora de última conexión) y no entre en el chat que tiene conmigo para leer lo que he escrito?

Es por una amiga y tal.

En serio, nunca pensé que “dos vistos de color gris” podían hacer tanto daño. No sé, pero si me dan a elegir entre caber en una 48 del Bershka o que por defecto el doble check de mis mensajes enviados salga siempre en azul, escojo vestir en Lidl. Lo juro.

La movida es ya nivel valorar firmemente desinstalar la aplicación.

O sea, yo, que sé firmemente que 3 de cada 4 personas con las que hablo no me escucha y me da igual, tenga que reconcomerme porque no me leen una memez de mensaje, no. Paso.

Que va, que en realidad no me afecta. (psicología inversa mode, vale).

Aunque bueno, a grandes males, remedios locos. Ahí nace el chat de la familia.

Es ese chat en el que sabes que escribas lo que escribas te van a contestar, porque siempre hay alguien más aburrido y jodido que tú.

Tatas, papas os amo y tal. (oups).

Sigo con una aclaración que considero necesaria: cuando digo que estoy trabajada, me refiero en espíritu y alma. Que me da todo el pálpito que algún allegado (sí, tú) no lo entiende así.

A ver, que tampoco es culpa suya: equilibrada, equilibrada no parezco y claro, algún sentido hay que darle a mi frase.

Pero sí, que estoy trabajada, lo que pasa es que últimamente parece que me declaro en huelga, por eso no se nota. Pero a Dios pongo por testigo que nunca volveré a pasar hambre. O lo que sea vamos. Que viva el cine.

Sí, la astenia primaveral es muy mala, y más si viene con delay.

Y que aunque en cosas no se nota, tengo la prueba evidente que es cierto, que voy a mejor: no he visto ni una sola de las galas de Gran Hermano 17. Hala ya lo he dicho.

A ver si no va a ser eso estar yendo por el buen camino.

Y bueno acabando, muy feliz de ser madrina del bebé de la madre más bonita del mundo (y padre y tal). Los embarazos, que me reconcilian con el mundo. Con mi mundo, sobre todo.

Feliz fin de fiesta.

Y voló, y me hizo volar, y volé de él

parapente

Pues sí.
Volé. Sin drogas, ni vino, ni nada.

Que se ve que con una tela de pocos gramos y unas cuantas de cuerdas, que te puedes tirar al vacío.

La verdad no sé qué desayuné aquel día, pero me da miedo que ni siquiera me temblaran las piernas cuando mi red bull particular, dijo “CORRE FORREST, CORRE!”.

Pero que sí, que lo recomiendo.

Igual que recomiendo mucho no escuchar Ismael Serrano bajo ningún concepto si uno tiene el día torcido. Torcido del palo, si fuera un espacio urbano sería un callejón sin salida, por ejemplo.
Así de jodido digo.
El bueno de Ismael es un amor, pero digamos que nunca desbancará a Paquito el Chocolatero en un fin de fiesta de pueblo. Que ni tan mal, porque Ismael te quita tanto las ganas de todo, que no te quedan ni para autolesionarte.
Depresiones al margen, ya es viernes.
Los viernes en realidad molan de por sí, porque todo el mundo intuye que esconden algo interesante.

Es como cuando compras un jersey de marca muy caro y crees que solo por eso ya tiene que quedarte bien. Y todos hemos visto cómo viste Sergio Ramos. Y no.

Pues eso, el fin de semana ya está aquí. A mí la verdad me da un poco igual, porque de lunes a jueves vivo en un sábado que no acaba nunca. Y luego ya descanso.

Menos el domingo por la tarde.

El domingo por la tarde es un falso lunes. En realidad el lunes empieza el domingo con la primera de las películas basadas en hechos reales de antena3.
Pero no se altere nadie, que contra los prontos lunes, Netflix.
Que vale, que no voy a decir nada de Stranger Things, porque si alguien más dice que mola (y la verdad es que súper mola) voy a empezar a odiarla (que no).
Lo más molón de la serie es que a alguna mente privilegiada se le haya ocurrido hacer una chuminada con la movida de las luces, y se puedan enviar mensajes encriptados a lo decoración navideña.
Gracias amigo X por llamarme “Lerda” con tanto estilo. Yo también te amo.
Cambiando de tercio, aunque yo sea más de quintos, me pongo seria.
Voy a hacer una mención especial al tipo que con sus buenas palabras y su cariño, y sus golpes en la mesa y sus enfados, me hace pensar en querer ser mejor persona.
O persona.
O me hace pensar, que ya es mucho.
fran
Srta. Martín, gracias, sin su colaboración no hubiera sido posible.
@psicologiadvida Fran para los de cerca, que eso, que GRACIAS.
Y que llevas muy bien los 34 años y 1 día.
Suena a condena pero la pena no se empieza a cumplir hasta los 40, no sufras.
Que la movida esta de currar no mola, pero cuando tienes la suerte de hacerlo con gente como tú, mis ladies del equipo, y algún/una que otra personalidad más, pues oigan que a veces creo que debería salirme a pagar.
En fin gentuza, que hasta aquí. Ni más más, ni más menos, que diría la Esteban.
Por cierto, siempre pienso que si fuera cocainómana y viera cómo se ha quedado la Esteban, no querría quitarme de las drogas.
Lo siento.
A disfrutarla humanos.
Y no olvide nadie lo de Quien bien te quiere te hará gemir.
#AMEN

 

la fábrica de la tele

IMG_4199

lo mío es trabajar en agosto.

por el karma.

supongo que haber estado ahí donde la estampa (no, no es Gibraltar), pues tiene que pagarse caro.

dos del ocho hoy ya. y la navidad a la vuelta de la esquina.

este verano me he hecho mayor. bueno como cada verano.

es lo que tiene haber nacido en julio.

pero no, más mayor digo. y me he dado cuenta así de golpe.

como cuando te levantas una mañana y sientes que durante la noche te ha crecido el pelo y tu melena luce más larga.

pasa, lo juro. alopécicos del lugar, el pelo existe, no son los padres.

hacerse mayor es contestarle a la del anuncio de Casa Tarradellas cuando la prota pregunta si el fuet se ha volatilizado.

o que te entren unas ganas incontrolables de ir a Lidl porque esta semana vuelve Vitasia. Como si te importara una mierda comprar brotes de soja a 59 céntimos.

y eso se acentúa aún más si eres muy de tele5.

tele5 es como ese amigo que todos tenemos a quien no hace falta prestar atención porque se pasa la vida repitiendo las mismas anécdotas. y con el tiempo además, de lo que pasó (que  viviste) a lo que cuenta, ha cambiado el género de la película.

y el cometido de la noche es lanzar una pregunta: por qué Hable con ellas?

en serio.

como concepto es bien: queremos mujeres que hagan lo que han venido haciendo los hombres y que conduzcan shows nocturnos, hablen de actualidad, hagan entrevistas y hasta opinen.

la cosa ya se tambalea cuando para hacer algo que en genérico conduciría un macho, calzan  a cuatro mujeres.

bueno, no pasa nada, igual es que llenan más y dan luz y color.

pero luego si te da por desactivar el mute del televisor y prestas atención al cuadro, te das cuenta que se trata de una operación encubierta (sí, soy muy fan de la saga Bourne, vivo creyendo que somos objeto de espionaje. todos, siempre) para desacreditar aún más si cabe el papel de la mujer en la sociedad.

bueno para eso, y para reforzar la idea que las hembras objeto venden más. sí, todavía hoy.

que bueno, admito que han colocado a Sandra Barneda de maestra de ceremonias, y de leona en un pajar, porque es la única que trata de defender la honra femenina.  aunque a veces ponga cara de tener que pasar por Gaes, haciéndose la sorda para no tener que ser desagradable en su morada. No sea que el público la tache de feminazi, por lo de su lesbianez conocida.

y a tiempo real añado que el debate de hoy es de máxima actualidad: es posible mantener la amistad con un ex?

y de contertulio, el pequeño Nicolás.

Amigos todos, el problema  es mío que soy mucho de dar segundas oportunidades y quiero pensar que el programa puede mejorar e insisto en verlo.

ahí va el hit de la noche, de la mano de Fernando Arrabal:

“Todo hombre quiere que la mujer más bella del mundo le chupe la polla”.

(risas y aplausos en plató).

 

World, sweet world

image

Y ésto es, con diferencia, lo más arriesgado que he hecho en mi vida hasta el momento: intentar entrar en un país con chanclas y calcetines.

Pero nadie dijo que viajar fuera fácil.

Yo sólo siento que estoy de vacaciones cuando mi atuendo es algo que me une más al “clan de las bosnias” que a la familia real. Aunque bueno, para eso con poco más que hacerte entender al hablar pues también.

Ayer le decía a un colega que no me fío de la gente a la que no le gusta viajar, o que no disfruta pensando en hacerlo. Que sí, que para gustos colores, pero a todo el mundo le sienta bien la ropa negra.

Este año repito Singapur por  varios motivos: el principal es que ya estuve el año pasado. Perdón, habla el jet lag.

Lo dicho, repito porque es una ciudad hospitalaria. Sobre todo por los españoles que te reciben como un niño que sigue creyendo que hay que portarse bien porque los Reyes Magos lo ven todo.

Los “expat” que dice Sandra, (we love you) [léase expatriados] son felices en Singapur con sus vidas, sus trabajos y sus ‘dumplings’, pero vibran cuando reciben visita desde su país natal. Que digo yo que algo tiene que unir compartir facinerosos con corbata, dieta mediterránea y siesta.

Viajando aprendes que lo de “españoles por el mundo” es el programa más pedagógico de la televisión de los últimos tiempos.

Hurra por un programa que invita a marchar del país y recorrer mundo porque a cualquiera, aunque more en el lugar más escondido del planeta, le va mejor que al que se queda. Y además el WIFI no hay ni que pedirlo.

UNA OLA para los valientes que dan el paso, cruzan el charco y se adaptan a lo que venga. Aún cuando sea mejor que lo que conocían. (Ya, suena raro, pero les envidio y quiero darle a todo un aire Lars Von Trier, aunque no lo tenga).

image

Y así estábamos tan pichis esta mañana, de jornada de reflexión. Y está pensada la foto delante de la mezquita más importante de Singapur. Sino que se lo pregunten a Houellebecq <lector genérico, es un guiño para un lector concreto, no hay que entenderlo todo>.

Total que aquí también se habla de elecciones, pero tienen más que ver con si carne o pescado; cerveza o vino; o terraza o interior con aire acondicionado.

*elegir correctamente las tres opciones tiene premio, mensajes por privado.

Hasta aquí hoy, porque son las 03:04h del ya domingo, porque escribir en un iPad con la luz apagada y jet lag me está costando la salud que no tengo y porque sólo quería enseñar la patita para informaros que escribo poco porque coleo mucho.

Buenas Noches y (más que nunca) Buena Suerte.

{votar por correo me costó casi 2 horas, así que pasen y voten mañana}

 

 

ya no se hacen cosquillas

pic30m
*instantánea tomada por un colega que nunca optará al Pulitzer.

Hace tiempo que le estoy dando vueltas al tema y sí, creo que se están perdiendo las cosquillas. Vamos que igual es algo que se hacía en épocas pasadas porque no teníamos whatsApp.

Que bueno esa otra: qué hacíamos en los semáforos antes (antes del whatsApp digo, y aclaro para los que tenemos déficit de atención) las personas humanas de bien que nunca hemos hurgado en nuestra nariz (ni en tocha ajena)?

La movida es que últimamente solo tengo pensamientos que se reducen a una idea: cuando yo era joven, la vida era distinta. 

Muy strong: cuando yo era joven.

Ojo cuidado que no es que sea mayor (vieja vamos). Lo que pasa es que me he puesto a echar cuentas y ya no me da tiempo a ser una abuela molona. Shit.

Claro porque a ver, si tengo 36 años, 12 meses, 10 días, y casi 2 horas (la edad es algo que me trae sin cuidado, sí), pensando que hoy mismo, justo ahora, sola en casa, fuera capaz de embarazarme (he consultado varias fuentes, y hay empresas que por una módica cantidad de euros te mandan inyecciones de esperma a domicilio listas para inyectar), y contando que mi vástago (será vástaga que ya lo tengo todo pensado), tarde digamos lo mismo que yo en gestar otro mini humano, como pronto podría ser abuela a los 73.

73 es una edad buena para hacer puenting, para volverse a enamorar o para ir a una playa nudista (amén publicista de ING Direct). No para hacerse cargo de un bebé que está  programado para importunar.

Pues así lo calculo todo: mal. 

Pero bueno, cuando llegas a cierta edad (y dale perico al torno), ya eso es casi lo de menos.

INCISO: para poner en situación, son las 00.55h del lunes (los quisquillosos apostillarían “ya es martes”), y tengo la tv de fondo (ya, perdón, yo también he dicho hasta la saciedad “es que no veo la tele, soy Netflix”, pero he mentido como muchos otros).

Al lío: acepto de todas todas que en tve1 no haya publicidad y que den la película del tirón. Pero sería posible, de alguna manera, que entre película y película nos dieran tregua a los que tomamos cola de caballo como si nos importara mucho lo de que “de lo que se come se cría”? GRACIAS.

Sigo.

Me la pela calcular mal. 

Pasados los 30, si estás buena y tienes pasta son los 40 (me lo han contado) los números son ETA.

En valores absolutos intentamos esconder peso, edad, sueldo y hasta número de parejas estables (de ligues en mi caso, que siempre he dado con hombres que creían que “compromiso” era una consigna para bajar al restaurante japonés a adquirir algún tipo de sopa). Total, paso de contar. Si no fuera así no tendría un Zara en casa, con sección Kids incluida. Amancio Ortega es mi hipoteca.

Si me importaran algo las cifras, habría puesto ya la reclamación por las 2 horas y media de retraso del vuelo que cogí el lunes pasado. Por cierto, alguien de Air Europa en la sala? por arreglar el tema de forma amistosa digo, ni pa’ti ni pa’mí.

Cambiando de tercio (y dale a los numbers), que se avecina el verano familia. Que el verano es esa época en la que o estamos de vacaciones (a  mí me queda nada) o nos da por sacar el funcionario de carrera que llevamos dentro. Vamos que es el tiempo de no hacer nada, aún en el curro. Pero bueno es tontería: trabajo con gente que vive en un eterno estío.

A mí me pasa algo curioso y es que cuando se alargan los días, lo que quiero es dilatar las noches. Sigo con mi lógica aplastante. Las noches de los días más largos son las que más cunden. Bueno o eso me dijo mi terapeuta. Y como me conoce la jodía. Que sabe que me muevo mejor en ambientes en los que la penumbra es la reina.

Sí, tengo terapeuta. Y quiero añadir que esta semana tengo cita para un masaje bioenergético y para una sesión de hipnosis. Se puede ser más friki (o friqui, que también es correcto)?

Pues sí: también me estoy currando la adicción a los Room Escapes.

Yo creo que hasta la fecha es lo más adrenalínico que he probado. Lo siento hombres que habéis pasado por mi vida.

Pues sí, los Room Escapes son un rollo Cluedo en 4D donde puedes sentirte señorita Amapola y te encantaría tener un candelabro para matar a alguien en la cocina.

El Cluedo es el responsable de mi formación como Criminóloga. Tenía que decirlo. Y no, nunca he visto un episodio de CSI, pero preguntadme por la cuerda, el puñal o la pistola (por cierto Juguetes HASBRO, las miniaturas de las armas eran necesarias?).

Total que en un Room Escape, estás dentro de esa movida que nunca te gustaría vivir pero que siempre has tenido curiosidad de tocar de cerca, llámalo crimen, llámalo misterio, llámalo habitación oscura. Y mola mazo, porque nos pasamos la vida del palo “mierda! mierda! no me acuerdo de la canción que tarareabas antes, me das una pista? pero no me la digas eh!” y queriendo adivinar cosas y va y se inventan la movida esa. Por cierto, esa consigna siempre acaba en un “bueno va, dímelo, pero joder, lo tengo en la punta de la lengua, pero va, da igual“.Seguido de un, “mierda es verdad“.

Si es que está todo inventado.

Y bueno, ya acabando, tengo algunos conocidos que al leer Room Escape entienden Ikea, porque también les resulta un enigma tratar de salir vivos de ahí. La pena es que ellos no tienen un máximo de 60 minutos, y para ellos ese es solo el tiempo mínimo.

NOTA AL LECTOR: se informa, se comunica, se avisa, se AMENAZA: la próxima publicación será necesariamente posteada en un lapso de tiempo inferior al actual, pero las condiciones (mayormente mentales mías) no lo han permitido esta vez.

Quiéranse, entre ustedes y hacía el resto.

pic2hoy.jpg
*boas noites

 

 

 

 

quiero ser chica Almodóvar

13016658_10154147351283236_1884771774_o (1)
*apuntando maneras. no sé para qué. ni por qué.

y es que ayer en el cine viendo JULIETA, me eché de menos en alguna escena.

Si alguno de los presentes conoce a Pedro, por Dios, que le hable de mí. Sólo por encima si puede ser, que quiero que le entren ganas de conocerme, no de huir despavorido.

La verdad que la película no decepciona: hay colores, lágrimas y alguien en coma.

Qué le pasa a Pedro con la gente que está en coma? La verdad que por un momento pensé que estaba viendo un casting cualquiera para salir en un programa cualquiera de tele5: no hay ni un personaje que no haya perdido a alguien o esté más lost en la vida que nuestro (no) presidente del gobierno.

Por cierto, casi mejor no explico nada de la película que cuando me caliento no filtro pero: Emma Suárez estás que te sales, aunque a veces me ha dado la impresión que estaba viendo la secuela de Sobreviviré (Alfonso Albacete, David Menkes, 1999). Ahí lo dejo.

De tete Agustín no digo nada, que se marca siempre un Hitchcock y me parece entrañable. *Jóvenes del lugar, podéis consultar Wikipedia para descifrar el concepto. O escribirme un privado.

Pues ahora a lo que iba, mi momento Mr. Wonderful: la vida es maravillosa si se va a la playa en abril. O lo que es lo mismo: estuve en Tenerife la semana pasada y creo que debería ser por decreto tener que ponerse el bikini en primavera. Y viajar a las islas Canarias. Y no trabajar. Y reír. Y beber todo el día.

Coño, nos faltan Congresos de Ministros para sacar toda esa movida.

Al lío: Tenerife mola. Vale, en el fondo igual lo que mola es tener vacaciones cuando el resto de la población activa del país trabaja. Bromis a parte, la gente es un diez, el paisaje un once y la cerveza Dorada lo más. Además llegas allí y se te reprograma el cuerpo, vamos que si intentas estresarte no puedes y que si quieres enfadarte no te dejan. Un pasote la verdad. Y yo por la Condal que a veces sólo me siento para mear, recado arriba, moto abajo, y escucha, en la isla los biorritmos justos para no caer en coma (Amén Almodóvar).

Y en viendo que necesitaba actividad entre tanta calma, que me planto en el Media Markt de Santa Cruz de Tenerife y me compro la Fitbit.

Nota al lector: no voy a comentar nada de las tenderas del lugar, sólo añado que si fuera de criticar le abriría un tripadvisor a la morena de pelo largo (Marta L.) que me tuvo esperando 32 minutos antes de darme la pulsera que se supone estaba buscando y portó en la mano durante todo ese tiempo. Lo que pasa es que no es mi estilo ir así por la vida.

A ver, la Fitbit, para el que aún sea coherente, aspire a tener una vida normal y ser una persona de bien, es esa pulseracorrea de actividadbasuco que nace con la intención de incentivar el movimiento y se ha convertido en preparadora involuntaria de medallistas olímpicos.

Un tema: no debería estar contraindicada para la gente que como yo nos obsesionamos fácil? Lo digo más que nada porque claro, entre desafío y desafío con los colegas que la tienen, entre mi mal perder, y entre el cromosoma de la competitividad que tengo en mayúscula en mi mapa genético, pues que anteayer me vi saliendo a andar a las tantas para sumar más pasos que Forrest. Y así no, oigan. Que entré por el parking para tener que bajar dos plantas y luego subir siete más (vivo en un quinto, quinto segunda para Hugos Silvas, Marios Casas y Andreses Velencosos. Lo siento amigas, a mí lo de ser sapiosexual me suena a follar con ranas, y hoy por hoy de momento aún no lo contemplo).

Y digo más: si algún otro humano aquí presente la tiene que me añada, que me rete, y que me deje ganar si no es mucho pedir.

Antes de acabar sólo una cosa más: hay vida después de GHVIP.

Por cierto, felicidades Laura Matamoros. Y gracias. Los que aprendimos a insultar a nuestros allegados gracias a las peleas entre tu señor padre y tu tío, hemos podido disfrutar contigo. Te dolerá leerlo (que alguien se lo haga llegar) pero me temo que te vas a quedar calva. Los calvos discuten fuerte, así como tú, o sea que te sobra pelo.

Empieza Supervivientes. Yo hace tiempo que vengo pensando que el programa de los robinsones lo gana el telespectador que aguanta sin que le dé un brote de epilepsia en los meses que dura el reality. Gracias Fábrica de la Tele por no darnos tregua.

Aunque bueno, la parrilla se está caldeando cada vez más: creo que First Dates (en Cuatro, lo dan en Cuatro) es merecedor de un TP de Oro de este año. O si me apuras de un Ondas.

A ver que el formato está bien, no hay nada más actual que las citas a ciegas. Llámalo Tinder, llámalo Twitter, llámalo preparar unas oposiciones en la biblioteca del barrio: se lleva quedar con desconocidos. Para buscar el amor, sí.

Me falla un poco la mano negra que escoge a los comensales (se encuentran en un restaurante para cenar) sumado a que Sobera no se canse de decir que la grandeza del programa es que no hay guión.

Nos ha jodido. Escogiendo tan bien a los protagonistas, no hacen falta palabras. Basta que alguno dispense una hostia a su elegido. Está por ver.

Slit baizt!

13036582_10154147485538236_1672119658_o
*está pasando, 01:19h

 

 

 

Día Mundial del Teatro. Resurrección del Señor. #microcuento

IMG_3798[1]

* Lo mejor aún tiene que llegar. (foto tomada en el Cementerio de Sants, 28.03.2016)

Pues muy bien. Con mensajes así supongo que no hay nada más que añadir. La movida #MrWonderful llega a todos los rincones y supongo que un hotel de muertos no iba a ser menos.

A todo esto: sí, voy a cementerios. Sin más. Aunque no conozca a nadie que more allí. En realidad es curioso porque la gente que te ve salir te saluda muy del palo “te acompaño en el sentimiento”, aunque el sentimiento sea “joder como me mola pasear por sitios en los que no tengo que esforzarme por evitar poner malas caras a humanos”. Asocial, sí.

Sinceramente agradezco que nos obliguen a no trabajar los días de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. La verdad que es una movida que me rompe fuerte la cabeza, porqué no sé en qué momento se ha valorado que no puedan ser igual de relevantes Los 8 Días de Oro de El Corte Inglés. Supongo que es sólo porqué dura más jornadas.

Este es el primer año que como carne en viernes santo. Que sí, que ya, que he dicho que la semana santa me la trae al pairo pero que llevo 36 años viviendo con el ojo no comas carne el día que matan al míster, y eso marca. Es como cuando reenvías un whatsApp de esos en cadena aunque no te creas que si no lo haces vayas a palmar en la cuneta de una carretera secundaria. O que si la maldición es de las gordas, vayas a morir soltera.

Pues comí carne. Me sentí sucia. Pero me duró casi nada. En realidad cuando cogí el tren de regreso a mi zona de confort (era una barbacoa en un paraje de ensueño) ya se me olvidó el pecado. Yo es que no puedo ir en tren. Bueno ni en nada que implique a.Que yo no conduzco; b.Tener gente cerca; c.No poder sacar el iPhone por miedo a que me lo roben. Ir en tren es de valientes, y yo el atrevimiento lo guardo para otras cosas. Ir al remate de las rebajas del Zara, por ejemplo.

Y al margen de la BBQ prohibida, esta semana santa he aprovechado para hacer eso que nunca puedo hacer de normal: NADA. Viva no hacer nada. O hacer poco. Viva sólo respirar vamos.

Eso incluye ver todas las Galas y programas especiales de Gran Hermano Vip. Menudo programón. Y que pena que en este país no invirtamos en investigación pero que llevemos 16 años estudiando semejante experimento sociológico. Voy a obviar cualquier comentario, porqué igual ya se ha dicho todo y paso a su programa análogo en la competencia: Cuarto Milenio. Está demostrado que si enlazas uno con otro la misma noche de insomnio no notas ningún cambio. 

Me encanta Cuarto Milenio. Aunque reconozco que con Iker Jiménez me pasó un poco como con Javier Sardà cuando hizo a cara descubierta de Sr. Casamajor. Y es que el paranormal de Iker (es que no sé como debería llamarle, que no es por ser faltona) me encantaba cuando sólo hacía radio y me obligaba a esconderme bajo el edredón en pleno verano. Pero una vez vista su cara, pues mal. Porqué da más miedito él en sí mismo que lo que cuenta, y así no oigan.

A todo ésto creo que me encantaría ser colaboradora del programa. En mi mundo ideal he imaginado que para poder serlo, la prueba es ver la saga de REC con un pulsómetro puesto.

Si te alteras, nada. Pero no es mi caso. Me encantan las películas de miedo, las de fantasmas, las de sangre y las de rubias que mueren por ser rubias. Así que desde aquí: si alguien conoce a Iker Jiménez que le hable de mí. O a Carmen Porter.

A mí ella me recuerda un poco a Marina Castaño. Que con eso no digo que no sepa escribir ni nada. A veces pienso que igual está deseando que palme para ver si es capaz de contactar con él y dedicarle una sección en el programa. Porque por supuesto la película preferida de la pareja es Ghost, claro. También creo que su versión del salto del tigre es marcarse un Psicosis en la bañera. Y me los imagino en casa, sobresaltándose con una caída de plomos (si se va la luz, para los jóvenes).

Pues así todo el día. Inventándome vidas ajenas. Con sus comidas preferidas y sus cantantes estrella. Alguien sabe si dice algo el dsm-5 de eso? (aclaro, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). 

Y mañana, a falta de Jueves Santo, pues algunos celebramos La Mona. O el día de pagar el chocolate (comestible) a precio de bombón belga. La movida va de que el padrino le lleva un pastelón de chocolate a su ahijada. Se ve que la madrina tiene que llevarla a bendecir la palma, pero si no has podido (mea culpa) pues le llevas también dulces y tal. Que ya el mes que viene en tele5 se marcarán un 12 meses 12 causas contra la obesidad infantil y subsanamos el tema. Porqué en origen eran huevos cocidos plantados en un roscón. Huevos, de gallina de corral, cocidos. Pero dale tú ahora a un niño un huevo cocido. Y que el único juguetito sorpresa que haya en su interior sea una yema naranja. A ver por dónde te lo acaba metiendo.

Por cierto, interesante dar por finalizada la Cuaresma celebrando la Mona. El nombre proviene de la munna o mouna, término árabe que significa “provisión de la boca”, regalo que los musulmanes hacían a sus señores. Y así cerramos el círculo religoso.

Slit baizt!

la mona.png

apagando la luz